Las residencias de ancianos, muy vulnerables al coronavirus

Posted on 3/9/2020 by

La mayoría d elos muertos en EEUU se registraron en hogares de ancianos (AP) (Brynn Anderson/)Desde Miami a Seattle, los asilos de ancianos y otras instalaciones para adultos mayores están almacenando máscaras y termómetros, preparándose para la escasez de personal y examinando a los visitantes para proteger a una población particularmente vulnerable del coronavirus.En China, donde comenzó el brote, la enfermedad ha sido sustancialmente más mortal para los ancianos. En Italia, el epicentro del brote de virus en Europa, las más de 100 personas que murieron eran ancianos, enfermos con otras complicaciones o ambas cosas.De las 21 muertes que se produjeron en los Estados Unidos hasta el domingo, al menos 16 se relacionaron con un asilo de ancianos del área de Seattle, junto con muchas otras infecciones entre los residentes, el personal y los familiares. El Seattle Times informó que un segundo hogar de ancianos y una comunidad de jubilados en el área habían reportado cada uno un caso del virus.Eso ha puesto a otras instalaciones de los EEUU en alerta máxima, especialmente en estados con grandes poblaciones de residentes mayores, como Florida y California. Alrededor de 2,5 millones de personas viven en centros de atención a largo plazo en los Estados Unidos.Las instituciones comienzan a evaluar la posibilidad de restringir las visitas (Brynn Anderson/)“Para las personas mayores de 80 años… la tasa de mortalidad podría llegar a ser de hasta el 15 por ciento”, dijo Mark Parkinson, presidente del grupo de comercio de casas de reposo de la Asociación Americana del Cuidado de la Salud.El gobierno federal ahora está enfocando todas las inspecciones de los hogares de ancianos en el control de infecciones, señalando las instalaciones en las ciudades con casos confirmados y aquellas previamente citadas por no seguir el protocolo. Las normas federales ya exigen que los hogares cuenten con un especialista en prevención de infecciones entre su personal, y muchos llevan mucho tiempo aplicando medidas para hacer frente a las gripes estacionales y otras dolencias que suponen un mayor riesgo para los ancianos.Aún así, la respuesta de las instalaciones al coronavirus ha variado en todo el país.En Florida, donde unos 160.000 ancianos viven en residencias e instalaciones de vida asistida, no existe un control obligatorio de los visitantes “porque no estamos en esa etapa”, dijo Kristen Knapp, portavoz de la Asociación de Atención Médica de Florida.Sin embargo, los centros de atención de ancianos están colocando carteles que instan a los visitantes a mantenerse alejados si tienen síntomas, y están buscando formas alternativas para que las familias se conecten, como a través de videoconferencias, señaló Knapp.Los conserjes de las 14 residencias de ancianos de Florida dirigidas por la corporación Palm Gardens ahora están entregando a todos los visitantes un breve cuestionario en el que se les pregunta sobre los síntomas, los viajes recientes y el contacto con otras personas, dijo el vicepresidente de la compañía, Luke Neumann.Neumann dijo que las residencias de ancianos también han comprado termómetros adicionales en caso de que necesiten comprobar la temperatura de los visitantes y han almacenado suministros preventivos, incluyendo máscaras médicas, gafas protectoras y batas. En las lavanderías, se están asegurando de usar suficiente blanqueador y calor para matar cualquier germen de virus persistente, dijo.En el Centro de Rehabilitación y Atención Especializada de South Shore, al sur de Boston, el paciente Leo Marchand mantiene un contenedor de toallitas desinfectantes en un estante junto a su cama que usa varias veces al día. El veterano de Vietnam de 71 años y camionero jubilado tiene una enfermedad pulmonar obstructiva crónica que le dificulta la respiración. La posibilidad de contraer el coronavirus le asusta.”Es una preocupación”, dijo Marchand. “Realmente lo es”.Muchos centros de todo el país han dicho que tenían problemas para conseguir máscaras y batas médicas debido a la escasez. Mientras tanto, el control más intensivo de los visitantes no le sienta bien a algunos. “Algunos de los visitantes han sido bastante reacios a cumplir, y eso ha sido estresante”, dijo Janet Snipes, directora ejecutiva del Centro de Enfermería Holly Heights en Denver.Según las normas federales, los asilos de ancianos se consideran la residencia del paciente y las instalaciones quieren mantenerlos conectados con la familia, especialmente cuando están cerca de la muerte.Desde la propagación del virus, todos los hogares de ancianos de los EEUU deben contar con infectólogos en sus plantillas (Brynn Anderson/)“No creo que se pueda cancelar de plano las visitas”, dijo el Dr. David A. Nace, director de cuidados a largo plazo y programas de gripe en el Departamento de Medicina de la Universidad de Pittsburgh. Él supervisa 300 instalaciones en Pennsylvania.Por ahora, las instalaciones en la mayoría de los estados hacen hincapié en las precauciones básicas, incluyendo el lavado de manos y el protocolo para toser.Los centros de todo el país también están tratando de preparar a su personal para lo peor.Una guardería de adultos en el barrio de la Pequeña Habana de Miami compró comidas preparadas de larga duración para prepararse para una posible escasez. El Hogar Hebreo de Riverdale, Nueva York, está haciendo simulacros con el personal de enfermería para ver cómo manejarán las situaciones en el centro de 750 camas si el virus progresa. Su departamento de informática está creando una infraestructura para que el personal trabaje a distancia si se enferman.”Si uno de nuestros sitios tiene un brote, rápidamente agotaremos el personal en ese lugar”, dijo Randy Bury, CEO de The Good Samaritan Society, uno de los mayores proveedores sin fines de lucro de servicios de cuidado de ancianos en el país, con 19.000 empleados en 24 estados.Algunas familias están considerando sacar a sus seres queridos de las instalaciones. (Brynn Anderson/)Kathleen Churchyard dijo que su familia ha decidido trasladar a su madre de 80 años de edad fuera de su comunidad de jubilados cerca de Jacksonville, Florida, y en la casa de su hermana cerca si se confirma el virus en el área.Churchyard, que vive en Concord, Carolina del Norte, se preocupa de que su madre no se lo tome en serio, y está particularmente preocupada por su comedor.“Intenté que comprara algunas cosas para estar preparada pero si (el virus) me toca, me toca”, dijo resignadaChurchyard.MÁS SOBREE STE TEMA:Mientras el coronavirus se propagaba silenciosamente, un pequeño asilo de ancianos se convirtió en el punto más mortal de los EEUURichard Hatchett, experto en epidemias: “El coronavirus es la enfermedad más aterradora con la que me encontré en mi carrera”Con información de AP

(Visited 4 times, 1 visits today)
« Back home