Se revelaron nuevos detalles del asesinato de Mackenzie Lueck: el acusado quiso construir una mazmorra insonorizada en su sótano

Posted on 7/1/2019 by

Mackenzie Lueck (izquierda) desapareció en la madrugada del 17 de junio. La última persona con la que habló aquel día fue Ayoola Adisa Ajayi (derecha) (Foto: Instagram @KenzieLueck/Linkedin)Ayoola Adisa Ajayi, el hombre de 31 años acusado de asesinar a MacKenzie Lueck en Utah, quería construir una mazmorra insonorizada en su sótano, según relató un contratista.La estudiante de enfermería MacKenzie Lueck desapareció en la madrugada del lunes 17 de junio, después de pedir un servicio de Lyft en el aeropuerto de la ciudad de Salt Lake. Según informó el conductor de la compañía, llevó a la joven de 23 años hasta el parque Hatch, al norte de la metrópoli, donde se reunió con un hombre.En una conferencia de prensa este viernes las autoridades confirmaron que Ayoola Adisa fue la última persona con la que habló Lueck por el celular en la noche de su desaparición. El acusado fue detenido el viernes después de que un amplio operativo policial rodeara su domicilio.Ayoola Adisa fue detenido este viernes en su domicilio (Foto: AP)Entonces los investigadores confirmaron que habían encontrado en un “area quemada” del jardín trasero del inmueble, objetos que pertenecían a la estudiante. Y en las últimas horas, se revelaron más detalles acerca de las circunstancias que envuelven al crimen.En una entrevista con la cadena Fox, un contratista llamado Brian Wolf reveló que el acusado solicitó sus servicios para construir en el sótano de su casa un habitáculo de 1.20 por 2.70 metros, al que se accediera a través de una puerta secreta. Pero además, tenía otras peticiones.”Comencé a evitar más cosas, como que quería una cerradura a prueba de huella dactilar, asilarlo, y poner ganchos en el concreto – era extraño lo que me estaba pidiendo”, relató Wolf.El acusado enfrenta cargos por asesinato agravado, secuestro agravado, profanación de un cadáver y obstrucción a la justicia (Foto: AP)Ante las extrañas peticiones, el contratista le pregunto a su cliente qué uso quería darle a la mazmorra. Él contestó que lo utilizaría para esconder el alcohol y que no lo viera su novia, una chica “blanca” mormona. Dijo también que quería insonorizarlo para poder escuchar música dentro.”Simplemente dijo que su novia estaba llegando a la ciudad y necesitaba terminarlo antes de que ella llegara, porque era una chica mormona”, explicó Wolf.Finalmente, el contratista decidió rechazar el trabajo. Le dijo al acusado que no tenía tiempo para realizar el proyecto, y no volvió a saber nada más de él.Los familiares y amigos de la víctima repartieron estos carteles por toda la ciudad (Foto: SLD Police Department)”Algunas personas dicen que debería haber llamado a la policía en ese momento. Pero, ¿qué se supone que debía hacer? Llamar a la policía y decir, ‘Ey, este chico quiere que le construya una habitación rara en su sótano…'” dijo Wolf durante la entrevista con la cadena estadounidense.Ayoola Adisa, nacido en Nigeria, enfrenta ahora cargos por asesinato agravado, secuestro agravado, profanación de un cadáver y obstrucción a la justicia. Se encuentra recluido en la prisión del condado de Salt Lake sin posibilidad de salir en libertad bajo fianza.Fue detenido el viernes después de que un equipo SWAT armado rodeara su casa en el número 1028 S de West Temple. Ese mismo día, los investigadores hallaron en el jardín trasero del acusado “tejido humano femenino”, que según los exámenes forenses coincidió con el ADN de la estudiante desaparecida.Esta fue la última imagen que las autoridades recuperaron de la desaparecida, a su llega al aeropuerto en la madrugada del 17 de junio (Foto: AP)En una conferencia de prensa el viernes, las autoridades además confirmaron que Ayoola Adisa fue la última persona con la que habló MacKenzie desde su celular la noche de su desaparición. Por ese motivo, el miércoles 26 de junio se convirtió en “persona de interés” para la investigación.Aunque las amigas de la estudiante aseguraron que Lueck no tenía pareja ni relación sentimental, la policía descubrió que utilizaba apps de citas para quedar con hombres mayores de 35 años.Aunque el detenido aseguró que no sabía cómo era físicamente la estudiante de enfermería, y dijo que nunca acordó con ella verse personalmente, los investigadores hallaron fotografías de la víctima en su celular.MacKenzie Lueck había llegado a Utah desde California en 2014 para realizar sus estudios de enfermería, que iba a culminar este año (Foto: Facebook)Ahora, el departamento de policía local trabaja para averiguar si alguien ayudó a Ayoola Adisa, de nacionalidad nigeriana, a cometer el crimen.”Continuaremos indagando para descubrir si Ayoola Adisa tuvo alguna ayuda, o si actuó solo”, dijo en conferencia de prensa el jefe de policía de Salt Lake City, Mike Brown, tras asegurar que la llamada que tuvo que realizar a los padres de Lueck tras descubrir sus restos fue la más difícil de toda su carrera profesional.

(Visited 1 times, 1 visits today)
« Back home