Familiares de un veterano que murió en una cárcel de Penssylvania exigen respuestas tras recibir su cuerpo sin garganta, corazón ni cerebro

Posted on 6/10/2019 by

Everett Palmer trabajaba como entrenador personal en Delaware tras retirarse como paracaidísta del ejército de EEUU (Foto: Facebook)Everett Palmer, un ex veterano del ejército de 41 años, murió en la cárcel del condado de York, en Pennsylvania, dos días después de viajar hasta allí desde Delaware para resolver una orden judicial pendiente.Según declaró su familia, cuando las autoridades les devolvieron el cuerpo sin vida de Palmer, no tenía cerebro, garganta ni corazón, por lo que ahora exigen una aclaración.Sus seres queridos contaron al diario estadounidense Spectrum News que el ex marine partió de Delaware a Penssylvania el pasado 7 de abril para resolver una causa que tenía pendiente por manejar bajo los efectos del alcohol. Dos días más tarde, les contactaron para informarles que Everett había sido detenido y que había muerto bajo arresto.El forense del condado de York determinó que el ex militar falleció porque “se agitó y comenzó a golpearse en la cabeza contra los barrotes de su celda”. Tras esto, la causa de la muerte se actualizó y se indicó que había muerto por “complicaciones que siguieron a un estado de excitación derivado de una intoxicación por metanfetamina durante su reclusión”, informó Spectrum News.La familia de Palmer creó una página en Facebook titulada “Justice4Everest” para reclamar a las autoridades una explicación por lo ocurrido (Foto: Facebook)Rose Palmer, la madre del fallecido, explicó sin embargo que no creía que su hijo se hubiera agitado durante su reclusión.”Mi hijo no era para nada problemático, era muy gentil, un hombre amable. Así que no hay nada que él hiciera en prisión que pudiera provocar su muerte. Él era un hombre perfectamente sano y no iba a golpearse la cabeza contra una celda”, declaró.Pero si la explicación de la causa de la muerte ya había desconcertado a la familia, más alarmante fue para ellos el estado en el que las autoridades entregaron el cuerpo de Everett Palmer: le faltaba el cerebro, la garganta y el corazón.”Cuando quisimos averiguar lo que había ocurrido con sus órganos, ellos nos mintieron al principio. Nos dijeron que contactáramos directamente con el organizador de nuestro funeral porque probablemente ellos se habrían quedado los órganos”, explicó el hermano del fallecido, Dwayne Palmer.La familia espera los resultados de la investigación, y si no arroja ninguna explicación concluyente, presentarán una denuncia (Foto: Facebook)El informe del forense también preocupa a la familia del ex militar, que trabajó como paracaidista en el ejército y ejercía como entrenador personal en Delaware. El hecho de haber sufrido una “intoxicación por metanfetamina” durante su reclusión, significa que Palmer habría tomado la sustancia en el interior de la celda, otro aspecto que les resulta desconcertante.Según reportó NY1, tanto el forense del condado de York como el abogado del distrito rechazaron hacer cualquier comentario al respecto.En la actualidad, la familia está respetando la investigación abierta, con la esperanza de obtener respuestas. Si no las consiguen, explicaron, presentaran una denuncia. Según el abogado Marlon Kitton de Manhattan, en ocasiones se retira el corazón y el cerebro durante la autopsia, pero no la garganta.”No tiene sentido, a menos que estés intentando evitar que la gente sepa cómo murió, que quizás pudo ser por asfixia”, explicó.

(Visited 1 times, 1 visits today)
« Back home