El milagro que esperaban: el bebé de Marlen Ochoa ya no depende por completo de un ventilador para respirar

Posted on 6/4/2019 by

Marlen Ochoa (a la izquierda) estaba embarazada cuando una mujer la estranguló para arrancarle a su bebé del vientre, al que le ocasionó graves daños cerebrales (Foto: change.org)Yovani Yardiel nació el 23 de abril sin respirar. Una mujer lo sacó a la fuerza del vientre de su madre, una adolescente embarazada llamada Marlen Ochoa a la que mintió y asesinó para quedarse con el bebé.Cuando la asesina se percató de que el recién nacido no respiraba, llamó a urgencias. Quería por todos los medios volver a ser madre. Tenía que salvar al bebé. Hacía años le habían ligado las trompas de falopio, y su sueño, su obsesión de tener un niño se acababa de cumplir.Los médicos reanimaron al bebé, pero no tenían ninguna esperanza: le diagnosticaron muerte cerebral. Clarisa Figueroa, la mujer acusada de estrangular a la joven Marlen y de arrancarle a su bebé del vientre, fingió durante más de dos semanas ser la madre del niño. Se sacó fotografías con él durante su estancia en el hospital. Pidió por GoFundMe donaciones para poder mantener “a su hijo” gravemente enfermo. Toda su farsa se desmontó con un examen de ADN.Aquella mujer no tenía ningún parentesco con el niño. Había mentido a conciencia al personal del hospital. La madre del bebé era en realidad la joven cuyo cuerpo permanecía escondido y sin vida en un cubo de basura, Marlen Ochoa. El padre biológico era el esposo de esta, Yovani López, tal y como demostraron los test de ADN.Clarisa Figueroa (en la imagen), acusada del asesinato de Marlen Ochoa, se sacó fotografías con el bebé mientras se hacía pasar por la madre del niño en el hospital (Foto: CBS)Desde que supieron que el bebé había sobrevivido a la muerte de Marlen, la familia de la adolescente oró por un milagro. A pesar de que los doctores les comunicaron que padecía muerte cerebral, el padre del pequeño aseguró que no lo iban a desconectar. El abuelo del recién nacido insistió: “Los médicos dicen que no siente nada. Pero cuando le toco, reacciona. El bebé está mejorando. Él es el regalo que Marlen me dejó”.La semana pasada, Yovani abrió por primera vez sus ojos. Hoy, a más de un mes de su nacimiento, ya no depende completamente de un respirador artificial, según contó la familia a la cadena de noticias Univisión Chicago. Lo conectan por intervalos de quince minutos.Aunque su condición aún es crítica y continúa en cuidados intensivos, la familia cree que el hecho de que inhale y exhale por sí solo es un milagro.”Mi hijo ya tiene un poquito más de salud. Espero nos sigan ayudando con sus oraciones para que se siga recuperando”, dijo el padre de Yovani Yardiel, que apenas se ha separado de él desde que lo encontraron internado en el hospital Advocate Christ Medical Center.El padre del pequeño y viudo de Marlen dijo que el hecho de que el bebé respire por sí solo era el milagro que esperaban (Foto: change.org)Los familiares del pequeño y de Marlen Ochoa se reunieron con los responsables del hospital para exigir que cambien sus protocolos. A pesar de que Clarisa Figueroa llegó con la cara salpicada en sangre, con un bebé que no era suyo, y sin signos de haber pasado por un embarazo, ningún profesional del centro sanitario denunció a la policía el sospechoso caso.La política de confidencialidad del paciente no permite a los médicos desvelar qué exámenes realizaron a Clarisa Figueroa y cuáles fueron los resultados, lo que no impide al abogado de la familia Ochoa, Frank Ávila, buscar respuestas.”Mi preocupación es por qué esta mujer sin señales de no haber dado a luz -y con sangre en la parte superior de su cuerpo- no fue examinada ginecológicamente”, declaró al respecto el letrado. 

(Visited 1 times, 1 visits today)
« Back home